La pecera y el océano



Mi padre me decía que en la vida hay dos cosas seguras, una es la muerte y la otra es el cambio, y el ser humano se resiste a ambas, a la primera por instinto de supervivencia, la resistencia a la segunda está relacionada con nuestra zona de confort ("La zona de confort es la zona metafórica en la que estás cuando te mueves en un entorno que dominas, en ella las cosas te resultan conocidas y cómodas sean éstas agradables o no"  Descubriendo la zona mágica).
Recuerdo la primera vez que me despidieron tras 20 años en Estudiantes... la sensación de que me habían sacado de mi pecera, una pecera que conocía... conocía cada rincón de la pecera, conocía cada "pez" que habitaba la pecera y como relacionarme con ellos, era "mi" pecera, una vez fuera sentí como me ahogaba... ¿que sería de mi? ¿qué haría a partir de entonces?... empiezas a dudar de tus habilidades, de tu capacidad... ¿y si nadie me quiere? Luego descubres que tu pecera no es más que eso, una pecera, y que ahí fuera está lleno de otras peceras, las hay más grandes, más pequeñas, más lujosas, más nuevas, más viejas... ¡¡¡ incluso no sólo hay peceras, hay océanos enteros por explorar !!!
Esta sensación la he percibido también en jugadores a los que he entrenado, de repente te encuentras pidiéndoles ,que además de lo que saben hacer, hagan otras cosas a las que no están habituados... de inicio les cuesta, luego unos afrontan el reto, otros reniegan de él... es la resistencia al cambio.
Por eso cuando me he encontrado pidendo algo nuevo a alguien y éste duda de su capacidad para hacer lo que le pido, suelo recurrir a este cuento de Jorge Bucay, que además me ha servido para la vida:

El portero del prostíbulo:
Este cuento trata sobre un hombre común. Ese hombre era el portero de un prostíbulo.
No había en aquel pueblo un oficio peor conceptuado y peor pagado que el de portero del prostíbulo... Pero ¿qué otra cosa podría hacer aquel hombre?
De hecho, nunca había aprendido a leer ni a escribir, no tenía ninguna otra actividad ni oficio. En realidad, era su puesto porque su padre había sido el portero de ese prostíbulo y también antes, el padre de su padre. Durante décadas, el prostíbulo se pasaba de padres a hijos y la portería se pasaba de padres a hijos.
Un día, el viejo propietario murió y se hizo cargo del prostíbulo un joven con inquietudes, creativo y emprendedor. El joven decidió modernizar el negocio. Modificó las habitaciones y después citó al personal para darle nuevas instrucciones.
Al portero, le dijo:
- "A partir de hoy, usted, además de estar en la puerta, me va a preparar una planilla semanal. Allí anotará usted la cantidad de parejas que entran día por día. A una de cada cinco, le preguntará cómo fueron atendidas y qué corregirían del lugar. Y una vez por semana, me presentará esa planilla con los comentarios que usted crea convenientes."
El hombre tembló, nunca le había faltado disposición al trabajo pero...
- "Me encantaría satisfacerlo, señor", balbuceó. "Pero yo... yo no sé leer ni escribir."
- "¡Ah! ¡Cuánto lo siento! Como usted comprenderá, yo no puedo pagar a otra persona para que haga esto y tampoco puedo esperar hasta que usted aprenda a escribir, por lo tanto..."
- "Pero señor, usted no me puede despedir, yo trabajé en esto toda mi vida, también mi padre y mi abuelo..."
No lo dejó terminar.
- "Mire, yo comprendo, pero no puedo hacer nada por usted. Lógicamente le vamos a dar una indemnización, esto es, una cantidad de dinero para que tenga hasta que encuentre otra cosa. Así que, los siento. Que tenga suerte."
Y sin más, se dio vuelta y se fue.
El hombre sintió que el mundo se derrumbaba. Nunca había pensado que podría llegar a encontrarse en esa situación. 
Llegó a su casa, por primera vez, desocupado. ¿Qué hacer? Recordó que a veces en el prostíbulo cuando se rompía una cama o se arruinaba una pata de un ropero, él, con un martillo y clavos se las ingeniaba para hacer un arreglo sencillo y provisorio. Pensó que esta podría ser una ocupación transitoria hasta que alguien le ofreciera un empleo. Buscó por toda la casa las herramientas que necesitaba, sólo tenía unos clavos oxidados y una tenaza mellada. Tenía que comprar una caja de herramientas completa. Para eso usaría una parte del dinero que había recibido.
En la esquina de su casa se enteró de que en su pueblo no había una ferretería, y que debería viajar dos días en mula para ir al pueblo más cercano a realizar la compra. ¿Qué más da? Pensó, y emprendió la marcha. A su regreso, traía una hermosa y completa caja de herramientas. No había terminado de quitarse las botas cuando llamaron a la puerta de su casa. Era su vecino.
- "Vengo a preguntarle si no tiene un martillo para prestarme."
- "Mire, sí, lo acabo de comprar pero lo necesito para trabajar... como me quedé sin empleo..."
- "Bueno, pero yo se lo devolvería mañana bien temprano."
- "Está bien."
A la mañana siguiente, como había prometido, el vecino tocó la puerta.
- "Mire, yo todavía necesito el martillo. ¿Por qué no me lo vende?"
- "No, yo lo necesito para trabajar y además, la ferretería está a dos días de mula."
- "Hagamos un trato", dijo el vecino. "Yo le pagaré a usted los dos días de ida y los dos días de vuelta, más el precio del martillo, total usted está sin trabajar. ¿Qué le parece?"
Realmente, esto le daba un trabajo por cuatro días... Aceptó. Volvió a montar su mula. Al regreso, otro vecino lo esperaba en la puerta de su casa.
- "Hola, vecino. ¿Usted le vendió un martillo a nuestro amigo?"
- "Sí..."
- "Yo necesito unas herramientas, estoy dispuesto a pagarle sus cuatro días de viaje y una pequeña ganancia por cada herramienta. Usted sabe, no todos podemos disponer de cuatro días para nuestras compras."
El ex–portero abrió su caja de herramientas y su vecino eligió una pinza, un destornillador, un martillo y un cincel. Le pagó y se fue..“...No todos disponemos de cuatro días para hacer compras”, recordaba.
Si esto era cierto, mucha gente podría necesitar que él viajara a traer herramientas.
En el siguiente viaje decidió que arriesgaría un poco del dinero de la indemnización, trayendo más herramientas que las que había vendido. De paso, podría ahorrar algún tiempo en viajes.La voz empezó a correrse por el barrio y muchos quisieron evitarse el viaje. Una vez por semana, el ahora corredor de herramientas viajaba y compraba lo que necesitaban sus clientes.
Pronto entendió que si pudiera encontrar un lugar donde almacenar las herramientas, podría ahorrar más viajes y ganar más dinero. Alquiló un galpón. Luego le hizo una entrada más cómodo y algunas semanas después con una vidriera, el galpón se transformó en la primera ferretería del pueblo. Todos estaban contentos y compraban en su negocio.
Ya no viajaba, de la ferretería del pueblo vecino le enviaban sus pedidos. Él era un buen cliente.Con el tiempo,todos los compradores de pueblos pequeños más lejanos preferían comprar en su ferretería y ganar dos días de marcha.
Un día se le ocurrió que su amigo, el tornero, podría fabricar para él las cabezas de los martillos. Y luego, ¿por qué no? las tenazas... y las pinzas... y los cinceles. Y luego fueron los clavos y los tornillos...
Para no hacer muy largo el cuento, sucedió que en diez años aquel hombre se transformó con honestidad y trabajo en un millonario fabricante de herramientas. El empresario más poderoso de la región. Tan poderoso era, que un año para la fecha de comienzo de las clases, decidió donar a su pueblo una escuela. Allí se enseñarían además de lectoescritura, las artes y los oficios más prácticos de la época.
El intendente y el alcalde organizaron una gran fiesta de inauguración de la escuela y una importante cena de agasajo para su fundador. A los postres, el alcalde le entregó las llaves de la ciudad y el intendente lo abrazó y le dijo:
- "Es con gran orgullo y gratitud que le pedimos nos conceda el honor de poner su firma en la primera hoja del libro de actas de la nueva escuela."
- "El honor sería para mí", dijo el hombre. "Creo que nada me gustaría más que firmar allí, pero yo no sé leer ni escribir. Yo soy analfabeto."
- "¿Usted?", dijo el intendente, que no alcanzaba a creerlo.
- "¿Usted no sabe leer ni escribir?¿Usted construyó un imperio industrial sin saber leer ni escribir? Estoy asombrado. Me pregunto ¿qué hubiera hecho si hubiera sabido leer y escribir?"
- "Yo se lo puedo contestar", respondió el hombre con calma. "¡Si yo hubiera sabido leer y escribir... sería portero del prostíbulo!."


Mantener el foco



El ser humano suele ser muy influenciable por las opiniones ajenas... es algo genético y que llevamos a cuestas, queremos complacer a todo el mundo y muchas veces nos obsesionamos con las voces discordantes con aquello que estamos haciendo.
Decía Woody Allen "No conozco la clave del éxito, pero sé que la clave del fracaso es tratar de complacer a todo el mundo".

Y está bien escuchar a otros, aceptar las críticas y ser capaz de reflexionar sobre ellas, pero a veces ocurre que convertimos "reflexionar sobre ellas" en "aceptar como válido aquello que nos dicen sin más" y, cuando esto ocurre, cambiamos nuestro plan de acción sin más pretensión que complacer a quien nos "critica"... si el cambio viene de una reflexión serena y lo hacemos convencidos, entonces bienvenido sea el cambio, pero cuando el cambio viene sin convencimiento, simplemente por complacer, entonces solemos dar el primer paso hacia el peor de los viajes, al de no ser honesto contigo mismo, simplemente por temor, miedo, inseguridad...

Y es en los momentos en los que no obtenemos los resultados deseados cuando más arrecian las críticas, y es justo en esos momentos cuando más focalizados debemos estar en la resolución del problema y en aquello que para nosotros es importante y no en complacer por complacer; ser capaces de olvidarnos del ruido exterior y mantener el foco (reflexionando sí, pero de forma serena y coherente).

En esas situaciones en las que el ruido exterior se llega a hacer insoportable me gusta recordar este cuento que hoy comparto con vosotros y que me ayuda a centrarme en lo que de verdad creo que es importante:

El cuento de la serenidad

Un soberano de un gran reino se encontraba ya en una avanzada edad y quería asegurarse de que, antes de abandonar el mundo, le transmitía a su hijo una importante lección. A lo largo de las épocas más difíciles de su reinado, aquello había sido clave para mantenerse firme y conseguir que finalmente reinara en su país la paz y la armonía. Por alguna razón, el joven príncipe no acababa de entender lo que su padre le decía.

- Si, padre, comprendo que para ti es muy importante el equilibrio, pero creo que es más importante la astucia y el poder.

Un día cuando el rey cabalgaba con su corcel, tuvo una gran idea.

- Tal vez mi hijo no necesita que yo se lo repita más veces, sino verlo representado de alguna manera.

Llevado por un lógico entusiasmo, convocó a las personas más importantes de su corte en el salón principal del palacio. 

- Quiero que se convoque un concurso de pintura, el más grande e importante que se haya nunca creado. Los pregoneros han de hacer saber en todos los lugares del mundo que se dará una extraordinaria recompensa al ganador del concurso.

- Majestad, preguntó uno de los nobles, ¿cuál es el tema del concurso?

 – El tema es la serenidad, el equilibrio. Solo una orden os doy. Bajo ningún concepto rechacéis ninguna obra, por extraña que os parezca o por disgusto que os cause.

Aquellos nobles se alejaron sin entender muy bien la sorprendente instrucción que el rey les había dado.

De todos los lugares del mundo conocido acudieron maravillosos cuadros. Algunos de ellos mostraban mares en calma, otros cielos despejados en los que una bandada de pájaros planeaba creando una sensación de calma, paz y serenidad.

Los nobles estaban entusiasmados ante cuadros tan bellos.

- Sin duda su majestad el rey va a tener muy difícil elegir el cuadro ganador entre obras tan magníficas.

De repente, ante el asombro de todos, apareció un cuadro extrañísimo. Pintado con tonos oscuros y con escasa luminosidad, reflejaba un mar revuelto en plena tempestad en el que enormes olas golpeaban con violencia las rocas oscuras de un acantilado. El cielo aparecía cubierto de enormes y oscuros nubarrones.

Los nobles se miraron unos a otros sin salir de su incredulidad y pronto irrumpieron en burlas y carcajadas.

- Solo un demente podría haber acudido a un concurso sobre la serenidad con un cuadro como éste. 

Estaban a punto de arrojarlo fuera de la sala cuando uno de los nobles se interpuso diciendo:

- Tenemos una orden del rey que no podemos desobedecer. Nos dijo que no se podía rechazar ningún cuadro por extraño que fuese. Aunque no hayamos entendido esta orden, procede de nuestro soberano y no podemos ignorarla.

- Está bien, dijo otro de los nobles, pero poned ese cuadro en aquel rincón, donde apenas se vea.

Llegó el día en el que su majestad el rey tenía que decidir cuál era el cuadro ganador. Al llegar al salón de la exposición su cara reflejaba un enorme júbilo y, sin embargo, a medida que iba viendo las distintas obras su rostro transmitía una creciente decepción.

- Majestad, ¿es que no os satisface ninguna de estas obras? Preguntó uno de los nobles.

- Si, si son muy hermosas, de eso no cabe duda, pero hay algo que a todas ellas les falta.

El rey había llegado al final de la exposición sin encontrar lo que tanto buscaba cuando, de repente, se fijó en un cuadro que asomaba en un rincón.

- ¿Qué es lo que hay allí que apenas se ve?

- Es otro cuadro majestad

- ¿Y por qué lo habéis colocado en un lugar tan apartado?

- Majestad, es un cuadro pintado por un demente, nosotros lo habríamos rechazado, pero siguiendo vuestras órdenes de aceptar todos los que llegaran, hemos decidido colocarlo en un rincón para que no empañe la belleza del conjunto.

El rey, que tenía una curiosidad natural, se acercó a ver aquel extraño cuadro, que, en efecto, resultaba difícil de entender. Entonces hizo algo que ninguno de los miembros de la corte había hecho y que era acercarse más y fijarse bien. Fue entonces cuando, súbitamente, todo su rostro se iluminó y, alzando la voz, declaró:

- Éste, éste es, sin duda, el cuadro ganador.

Los nobles se miraron unos a otros pensando que el rey había perdido la cabeza. Uno de ellos tímidamente le preguntó:

- Majestad, nunca hemos discutido vuestros dictámenes, pero ¿qué veis en ese cuadro para que lo declaréis ganador?

- No lo habéis visto bien, acercaos.

Cuando los nobles se acercaron, el rey les mostró algo entre las rocas. Era un pequeño nido donde había un pajarito recién nacido. La madre le daba de comer, completamente ajena a la tormenta que estaba teniendo lugar.

El rey les explicó qué era lo que tanto le ansiaba trasmitir a su hijo el príncipe.

- La serenidad no surge de vivir en las circunstancias ideales como reflejan los otros cuadros con sus mares en calma y sus cielos despejados. La serenidad es la capacidad de mantener centrada tu atención en medio de la dificultad, en aquello que para ti es una prioridad.

Vino y agua



 Cuando eres responsable de un trabajo o proyecto, y eres la única persona que trabaja en él, que salga bien o mal, que se termine o quede inacabado, que se finalice a tiempo o no... sólo depende de tí. Sin embargo cuando trabajas junto a otras personas, las responsabilidades como grupo son las mismas que cuando trabajas sólo, pero las responsabilidades individuales no, me explico: si un grupo es responsable de un trabajo o proyecto, que el trabajo se termine o no es responsabilidad del grupo en su conjunto, como un único ente, pero... ¿qué pasa con la responsabilidad individual? ¿quién o quienes son responsables dentro del grupo de que no se haya cumplido con el trabajo? aquí la cosa se complica. De hecho, ¿cuántas veces nos hemos encontrado en situaciones en las que, formando parte de un grupo de trabajo, alguien ha trabajado mucho menos  que el resto (en ocasiones nada) amparado en el funcionamiento general del grupo? En ocasiones, incluso, hemos detectado quien es el que se camufla dentro del funcionamiento general pero no tenemos la valentía de decirle algo.

Cuando estas cosas ocurren el peligro es mucho más grande del que podemos esperar a priori, y precisamente para evitar que ocurra me suele gustar contar este cuento de Jorge Bucay a mis grupos de trabajo.

Por una jarra de vino:
Había una vez... otro rey. Este era el monarca de un pequeño país: el principado de Uvilandia. Su reino estaba lleno de viñedos y todos sus súbditos se dedicaban a la fabricación de vino. Con la exportación a otros países, las 15.000 familias que habitaban Uvilandia ganaban suficiente dinero como para vivir bastante bien, pagar los impuestos y darse algunos lujos.
Hacía ya varios años que el rey estudiaba las finanzas del reino. El monarca era justo y comprensivo, y no le gustaba la sensación de meterle la mano en los bolsillos a los habitantes de Uvilandia. Ponía gran énfasis, entonces, en estudiar alguna posibilidad de rebajar los impuestos.
Hasta que un día tuvo la gran idea. El rey decidió abolir los impuestos. Como única contribución para solventar los gastos del estado, el rey pediría a cada uno de sus súbditos que una vez por año, en la época en que se envasaran los vinos, se acercaran a los jardines del palacio con una jarra de un litro del mejor de su cosecha. Lo vaciarían en un gran tonel que se construiría para entonces, para ese fin y en esa fecha.
De la venta de esos 15.000 litros de vino se obtendría el dinero necesario para el presupuesto de la corona, los gastos de salud y de educación del pueblo. La noticia fue desparramada por el reino en bandos y pegada en carteles en las principales calles de las ciudades. La alegría de la gente fue indescriptible.
En todas las casas se alabó al rey y se cantaron canciones en su honor. En cada taberna se levantaron las copas y se brindó por la salud y la prolongada vida del buen rey.
Y llegó el día de la contribución. Toda esa semana en los barrios y en los mercados, en las plazas y en las iglesias, los habitantes se recordaban y recomendaban unos a otros no faltar a la cita. La conciencia cívica era la justa retribución al gesto del soberano. Desde temprano, empezaron a llegar de todo el reino las familias enteras de los viñateros con su jarra, en la mano del jefe de familia. Uno por uno subía la larga escalera hasta el tope del enorme tonel real, vaciaba su jarra y bajaba por otra escalera al pie de la cual, el tesorero del reino colocaba en la solapa de cada campesino, un escudo con el sello del rey.
A media tarde, cuando el último de los campesinos vació su jarra, se supo que nadie había faltado. El enorme barril de 15.000 litros estaba lleno. Del primero al último de los súbditos habían pasado a tiempo por los jardines y vaciado sus jarras en el tonel.
El rey estaba orgulloso y satisfecho; y al caer el sol, cuando el pueblo se reunió en la plaza frente al palacio, el monarca salió a su balcón aclamado por su gente. Todos estaban felices. En una hermosa copa de cristal, herencia de sus ancestros, el rey mandó a buscar una muestra del vino recogido. Con la copa en camino, el soberano les habló y les dijo:
— Maravilloso pueblo de Uvilandia: tal como lo imaginé,todos los habitantes del reino han estado hoy en el palacio. Quiero compartir con vosotros la alegría de la corona, por confirmar que la lealtad del pueblo con su rey, es igual que la lealtad del rey con su pueblo. Y no se me ocurre mejor homenaje que brindar por vosotros con la primera copa de este vino, que será sin dudas un néctar de dioses, la suma de las mejores uvas del mundo, elaboradas por las mejores manos del mundo y regadas con el mayor bien del reino, el amor del pueblo.
Todos lloraban y vitoreaban al rey. Uno de los sirvientes acercó la copa al rey y éste la levantó para brindar por el pueblo que aplaudía eufórico... pero la sorpresa detuvo su mano en el aire, el rey notó al levantar el vaso que el líquido era transparente e incoloro; lentamente lo acercó a su nariz, entrenada para oler los mejores vinos, y confirmó que no tenía olor ninguno.
Catador como era, llevó la copa a su boca casi automáticamente y bebió un sorbo.¡El vino no tenía gusto a vino, ni a ninguna otra cosa...! El rey mandó a buscar una segunda copa del vino del tonel, y luego otra y por último a tomar una muestra desde el borde superior. Pero no hubo caso, todo era igual: inodoro, incoloro e insípido.
Fueron llamados con urgencia los alquimistas del reino para analizar la composición del vino. La conclusión fue unánime: el tonel estaba lleno de AGUA, purísima agua y cien por cien agua. Enseguida el monarca mandó reunir a todos los sabios y magos del reino, para que buscaran con urgencia una explicación para este misterio. ¿Qué conjuro, reacción química o hechizo había sucedido para que esa mezcla de vinos se transformara en agua...? El más anciano de sus ministros de gobierno se acercó y le dijo al oído:
— ¿Milagro? ¿Conjuro? ¿Alquimia? Nada de eso, muchacho, nada de eso. Vuestros súbditos son humanos, majestad, eso es todo.
— No entiendo – dijo el rey.
— Tomemos por caso a Juan. Juan tiene un enorme viñedo que abarca desde el monte hasta el río. Las uvas que cosecha son de las mejores cepas del reino y su vino es el primero en venderse y al mejor precio. Esta mañana, cuando se preparaba con su familia para bajar al pueblo, una idea le pasó por la cabeza... ¿Y si yo pusiera agua en lugar de vino, quién podría notar la diferencia...? Una sola jarra de agua en 15.000 litros de vino... nadie notaría la diferencia... ¡Nadie!...Y nadie lo hubiera notado, salvo por un detalle, muchacho, salvo por un detalle:¡TODOS PENSARON LO MISMO!

[Nota: Si te gusta... comparte]

Los dátiles del futuro



Siempre me ha encantado la sensación del trabajo finalizado, y si es con éxito mejor. Sin embargo, a lo largo de nuestro camino nos encontramos con trabajos que sabemos que quedarán incompletos, por lo menos incompletos en el momento en que dejan de estar bajo nuestro control.

Esto se da todos los días en la enseñanza, cuando enseñamos sabemos que nuestro trabajo, por muy bueno que sea, quedará incompleto, que nuestro alumno/jugador seguirá su camino y seguirá formándose con las enseñanzas o experiencias de otros o que añadirá a su mochila de conocimiento aquello que él mismo vaya experimentando; es en esos momentos cuando me doy cuenta que la sensación de satisfacción perdura cuando sabes que has dado lo mejor de tí para enseñar a tu alumno/jugador, sabiendo que, muchas veces, serán otros los que disfruten de ese trabajo, aunque lo verdaderamente importante para un profesor/entrenador no es quien disfrutará más adelante de los resultados de aquello que iniciaste sino que sea tu propio alumno/jugador el que se beneficie de ello.

Sé, por experiencia propia, que más allá de los triunfos conseguidos, no hay mayor satisfacción que un ex-alumno/jugador se encuentre contigo años más tarde y te dé las gracias por lo que supusiste en su vida, por lo que aprendió de tí... esa sensación es fantástica a la vez que única.

Y hay un cuento que refleja este sentimiento de trabajo de futuro y de agradecimiento a quienes iniciaron un trabajo que no pudieron ver terminado... El cuento es de Jorge Bucay, y se encuentra en su libro "Déjame que te cuente".

El plantador de dátiles:
En un oasis escondido entre los más lejanos paisajes del desierto se encontraba el viejo Eliahu de rodillas, al lado de unas palmeras datileras.
Su vecino Hakim, el acaudalado mercader, se detuvo en el oasis para que sus camellos abrevaran y vio a Eliahu sudando mientras parecía escarbar en la arena.
- ¿Qué tal, anciano? La paz sea contigo.
- Y contigo - contestó Eliahu sin dejar su tarea.
- ¿Qué haces aquí, con este calor y esa pala en las manos?
- Estoy sembrando - contestó el viejo.
- ¿Qué siembras aquí, Eliahu?
- Dátiles - respondió Eliahu mientras señalaba el palmar a su alrededor.
- ¡Dátiles! - repitió el recién llegado. Y cerró los ojos como quien escucha la mayor estupidez del mundo con comprensión -. El calor te ha dañado el cerebro, querido amigo. Ven, deja esa tarea y vamos a la tienda a beber una copa de licor.
- No, debo terminar la siembra. Luego, si quieres, beberemos...
- Dime, amigo ¿Cuántos años tienes?
- No sé... Sesenta, setenta, ochenta... No sé...Lo he olvidado. Pero eso, ¿Qué importa?
- Mira amigo. Las datileras tardan más de cincuenta años en crecer, y sólo cuando se convierten en palmeras adultas están en condiciones de dar frutos. Yo no te estoy deseando el mal, y lo sabes. Ojalá vivas hasta los ciento un años, pero tú sabes que difícilmente podrás llegar a cosechar algo de lo que hoy estás sembrando. Deja eso y ven conmigo.
- Mira, Hakim. Yo he comido los dátiles que sembró otro, otro que tampoco soñó con comer esos dátiles. Yo siembro hoy para que otros puedan comer mañana los dátiles que estoy plantando... Y aunque sólo fuera en honor de aquel desconocido, vale la pena terminar mi tarea.
- Me has dado una gran lección, Eliahu. Déjame que te pague con una bolsa de monedas esta enseñanza que hoy me has dado - y, diciendo esto, Hakim puso en la mano del viejo una bolsa de cuero.
- Te agradezco tus monedas amigo. Ya ves, a veces pasa esto: tú me pronosticabas que no llegaría a cosechar lo que sembrara. Parecía cierto, y sin embargo, fíjate, todavía no he acabado de sembrar y ya he cosechado una bolsa de monedas y la gratitud de un amigo.
- Tu sabiduría me asombra, anciano. Esta es la segunda gran lección que me das hoy, y quizás es más importante que la primera. Déjame pues que pague también esta lección con otra bolsa de monedas.
- Y a veces pasa esto - siguió el anciano. Y extendió la mano mirando las dos bolsas de monedas - : sembré para no cosechar y, antes de terminar de sembrar coseché no sólo una, sino dos veces.
- Ya basta, viejo. No sigas hablando. Si sigues enseñándome cosas tengo miedo de que toda mi fortuna no sea suficiente para pagarte...

[Comparte si te gustó]

La roca y el agua



En todo equipo de trabajo es fundamental la unión de sus miembros. Sea por miedo, prudencia, o lo que sea... es raro que alguien manifieste su descontento en un grupo que funciona (pese a que el descontento pueda existir en el seno del grupo o equipo); sin embargo es muy típico ver comentarios de gente descontenta cuando las cosas no funcionan, ya sean en público o en privado.

Aprendí que la verdadera fuerza de un grupo radica en su verdadera unión. Recuerdo una metáfora de José Vicente "Pepu" Hernández que siempre me acompaña: "El equipo es como una roca, si está unida, sin grietas, es muy difícil romperla, pero si en ella aparece una grieta, por minúscula que sea, algo tan insignificante como el agua, cuando penetra en ella y si se dan las condiciones adecuadas - que hiele - puede despedazar en minutos esa imponente roca desde dentro sin casi esfuerzo"

Y aprendí, que es labor del entrenador, o del líder, velar para identificar esos descontentos que no se manifiestan y evitar que acaben agrietando la roca, dejándola a merced de esas cosas que parecen insignificantes pero que pueden reventarla, y aprendí que la forma de detectarlo es la comunicación y el conocimiento que tenemos de cada uno de los miembros del equipo, y que la comunicación es tan importante cuando las cosas van mal como cuando parecen ir bien.

Decía Phil Jackson "Los buenos equipos se convierten en grandes equipos cuando sus miembros confían tanto en sus compañeros como para que prevalezca el NOSOTROS sobre el YO"

Y hoy comparto este cuento que refleja la importancia de la unión del grupo:

La unión hace la fuerza:
"Los hijos de un labrador no hacían más que pelearse. Peleaban por cosas sin importancia, como quién era el mejor montando a caballo. Para ponerle fin a esta situación, el labrador decidió darles una buena lección.
- Junten palitos y tráiganlos aquí - les ordenó.
Los muchachos obedecieron a regañadientes y cuando estuvieron nuevamente ante su padre, éste les dijo:
- Junten todos los palitos y atenlos fuertemente con esta cuerda.
Los muchachos hicieron lo que su padre les pidió.
- Veamos ahora quién es el más fuerte de los dos. Traten de partir este grupo de palitos.
Los hijos del labrador se dedicaron a ello con mucho empeño, poniendo los pies sobre los palitos y usando todas sus fuerzas, primero por turnos y luego los dos juntos, y no pudieron partirlos por más que lo intentaron. Derrotados, le declararon a su padre que esto era imposible.
- Desaten los palitos y traten ahora de partirlos uno por uno - les pidió.
No les costó mucho trabajo cumplir esta orden. A los pocos minutos todos los palitos estaban partidos.
- Lo mismo que les acaba de pasar a estos débiles palitos le puede pasar a cualquiera de nosotros si nos separamos. La pelea no conviene cuando se trabaja por una misma causa. Si nos unimos, en cambio, seremos muy fuertes y resistentes y nadie podrá hacernos daño con facilidad - sentenció el labrador, con una sonrisa de satisfacción en los labios."