Quién es el tonto?



Hace tiempo escuché a un grandísimo amigo "Si no gusta lo que te rodea empieza por mirarte a tí mismo", y hace poco escuché que lo que vemos en los demás no es más que lo que cada uno de nosotros llevamos dentro, que lo que vemos en los demás es la imagen en un espejo de nuestro interior.

Como seres sociales que somos nos rodeamos de nuestros semejantes, formamos grupos; de la asociación pueden florecer nuestros más bajos instintos o también podemos mostrar nuestro lado más brillante, podemos maltratar a uno del grupo para mostrarnos poderosos ante los demás o podemos colaborar para alcanzar objetivos que de otra manera no alcanzaríamos por nuestra cuenta.

Lamentablemente, muchas veces, sólo nos sentimos cómodos dentro un grupo luchando por un estatus, nos gusta ser más que los demás, demostrar que somos más fuertes, más guapos, más listos, más inteligentes, mas... y cuando lo hacemos despreciamos a quienes tenemos al lado por el mero hecho de aparentar, quedando visiblemente acentuado cuando aquellos a quienes queremos impresionar están presentes.

Viniendo del baloncesto, sé de la importancia que tienen los roles en un grupo o equipo, pero eso no da derecho a quienes ostentan la parte "alta" de la pirámide a mirar y tratar a los demás con desprecio, de hecho, si se mantienen en lo alto de esa pirámide es gracias a todos ellos (aunque sean fácilmente sustituíbles).

Recuerdo una frase de una canción de P!nk ("I have seen the rain"), "Stop looking over my shoulder and I´ll stop wondering what it means" ("Deja de mirarme por encima del hombro y dejaré de preguntarme lo que significa")

Y como decía Einstein "Todos somos ignorantes lo que pasa es que no todos ignoramos las mismas cosas", entenderlo es dar un paso a tratar a los que nos rodean con el respeto que se merecen... y este cuento me recuerda que, muchas veces, el tonto no es quien parece ser el tonto:

Fábula del tonto:

Se cuenta que en una ciudad del interior, un grupo de personas se divertían con el tonto del pueblo, un pobre infeliz de poca 
inteligencia, que vivía haciendo pequeños recados y recibiendo limosnas. 

Diariamente, algunos hombres llamaban al tonto al bar donde se reunían y le ofrecían escoger entre dos monedas: una de tamaño grande de 50 centavos y otra de menor tamaño, pero de 1 peso. 

Él siempre tomaba la más grande y menos valiosa, lo que era motivo de risas para todos. 

Un día, alguien que observaba al grupo divertirse con el inocente hombre, lo llamó aparte y le preguntó si todavía no había percibido que la moneda de mayor tamaño valía menos y éste le respondió: 

- Lo sé señor, no soy tan tonto..., vale la mitad, pero el día que escoja la otra, el jueguito se acaba y no voy a ganar más mi moneda. 


Nota: Me encantaría saber que opinas de mis artículos, siéntete libre de dejarme un comentario, y si tenéis alguna propuesta para algún artículo futuro estaré encantado de escucharla.


Seguir aprendiendo



Es curioso esto del conocimiento, cuanto más aprendo más ganas tengo de aprender. A mí me encantaría ser de profesión "aprendedor". El conocimiento humano es tan vasto que la cita de Einstein sobre la ignorancia está llena de sabiduría "Todos somos ignorantes, lo que pasa es que no todos ignoramos las mismas cosas".

Leí hace poco que si sabes un 1% más que la media, para esa media ya eres un experto, siendo ésto probablemente cierto, el problema viene cuando tú crees que porque sabes un poco más que algunos ya no hace falta que aprendas más, cuando crees, incluso, saberlo todo sobre un tema en concreto.

El conocimiento, en determinadas áreas, avanza tan rápido que mantenerse actualizado es una tarea casi imposible. Saberlo, sin embargo, no debería paralizarnos y estancarnos en un conocimiento dado... decía Eric Hoffer "En tiempos de cambio, quienes estén abiertos al aprendizaje se adueñarán del futuro, mientras que aquellos que creen saberlo todo estarán bien equipados para un mundo que ya no existe"

En mi caso, no sé si este afán por seguir aprendiendo es un afán de superación o una simple forma de procrastinación, ya que las dudas sobre mi verdadero conocimiento hacen que posponga una y otra vez el lanzamiento de proyectos que llevan en mi mente ya demasiado tiempo; y es verdad que no hay "verdadero" aprendizaje sin acción, que no debemos dejarnos llevar por "la parálisis por el análisis", y que siempre hay algo que aportar a aquellos, que en un área determinada, ignoran cosas que tu conoces.

Me he dedicado a formar entrenadores de baloncesto desde hace muchos años, me encanta ayudar a alguien a crecer, me encanta compartir mis experiencias y que alguien pueda aprender algo de ellas, lo mismo que me encanta aprender de las experiencias que los demás comparten conmigo... es por ello que, aunque no tengamos mucho tiempo para dedicarle a nuestra formación continua, abandonarla no es, en mi opinión, buena idea.

Y hay un cuento que me recuerda la importancia de seguir formándonos independientemente del nivel de nuestros conocimientos.

Afilar el hacha

En cierta ocasión, un joven llegó a un campo de leñadores con el propósito de obtener trabajo. Habló con el responsable y éste, al ver el aspecto y la fortaleza de aquel joven, lo aceptó sin pensárselo y le dijo que podía empezar al día siguiente.

Durante su primer día en la montaña trabajó duramente y cortó muchos árboles.

El segundo día trabajó tanto como el primero, pero su producción fue escasamente la mitad del primer día.

El tercer día se propuso mejorar su producción. Desde el primer momento golpeaba el hacha con toda su furia contra los árboles. Aun así, los resultados fueron nulos.

Cuando el leñador jefe se dio cuenta del escaso rendimiento del joven leñador, le preguntó:

-¿Cuándo fue la última vez que afilaste tu hacha?

El joven respondió:

- Realmente no he tenido tiempo...He estado demasiado ocupado cortando árboles.










La magia del deseo



Hace unos 4 años jugaba mi primera Final Four con el Real Madrid de Baloncesto, en ese momento hacía 17 años que el Real Madrid no la disputaba; y si bien jugarla rompía con una mala racha que ya duraba demasiado, caer en el primer partido hizo saltar muchas ilusiones por los aires, incluída la mía.

Además la Final Four no es muy condescendiente con los perdedores del primer día, en el sentido de que aún deben esperar unas 48 horas antes de jugar por un "honorífico" partido por el tercer y cuarto puesto que prácticamente nadie quiere jugar, 

Recuerdo llegar al hotel esa misma noche, con la alegría contenida de los dos equipos ganadores y la tristeza más absoluta de los dos perdedores, entre los que me encontraba. Deprimido me subí a la habitación tras cenar en silencio con el resto del equipo (odio esas cenas post derrota) donde tenía dos opciones: echarme a llorar durante dos días o mirar hacia adelante y dejar de lamentarme por lo ocurrido... elegí lo segundo, busqué en internet y encontré una conferencia que me habían recomendado de Emilio Duró, la ví entera... y vaya subidón!!! dicen que son conferencias motivacionales, yo pienso que son conferencias de vida (he tenido la suerte de ver a Emilo en directo y recomiendo a quien pueda que vaya a una de sus conferencias, saldrás con un subidón de adrenalina, con numerosas lecciones de vida y con una sonrisa de oreja a oreja por cómo maneja la charla).

De aquella charla hubo una frase que me impactó, decía algo así como: "El ser humano es el único animal capaz de joderse la vida imaginando como será el futuro", preguntaba al público si sabía ¿qué hacía una manada de gacelas cuando un grupo de leones se avalanzaba y cazaba a una de ellas? La mayoría contestaban que seguir corriendo para alejarse, y él contestó que se detenían y seguían pastando pues sabían que los leones ya habían conseguido su objetivo, el ser humano seguiría corriendo, por si acaso, no fuera que los leones se hubieran quedado con hambre.

La posibilidad de imaginar es una de las capacidades del ser humano, y no es mala per sé, de hecho nos ha ayudado a evolucionar, el problema viene cuando tenemos una extraña tendencia a imaginarnos la peor de las situaciones para nosotros; imagino que tendrá que ver con el instinto de supervivencia que permanece intacto en nosotros desde los tiempos en los que nos jugábamos la vida en la sabana, pero ahora, muchos de esos pensamientos no tienen razón de ser... es más, dada la incapacidad que tiene el cerebro para distinguir entre aquello que imaginamos con intensidad y aquello que vivimos, las reacciones de estrés se dan como si lo estuviéramos viviendo en ese mismo momento.

Solemos poner en marcha proyectos movidos por la visión (imaginación) de cómo será el futuro cuando dicho proyecto esté funcionando, los beneficios que nos reportará, lo bien que nos hará sentir, etc... Pero muchas veces, cuando empezamos a tener los primeros contratiempos, cuando algún visionario nos avisa de que no funcionará, cuando no vemos los resultados de forma inmediata... cambiamos la visión que teniamos por los negros nubarrones que inundarán nuestra vida si el proyecto no sale como esperábamos, nos entran las dudas, los temores... La ilusión que antes nos movía se ha transformado en un muro que no sabemos traspasar y muchas veces, deprimidos, abandonamos, o bien nerviosos, no acertamos a actuar como deberíamos.

Ser capaces de mantener la visión original, es lo que distingue a los que suelen triunfar del resto, porque mantienen intacto el motivo que les llevó a la acción (motivación).

Decía Einstein: "Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la fuerza de voluntad"

Y como siempre hay un cuento que me recuerda la fuerza del deseo, de Jorge Bucay (Cuentos para pensar)

EL GUERRERO:

El cuerpo gigantesco del guerrero sumerio estaba arado de cicatrices y su piel curtida por el sol y la nieve.

Su nombre era Jormá, y cuenta esta historia que cierta vez, mientras cabalgaba con tres de sus amigos de una ciudad a otra, sufrieron una emboscada a manos de sus más crueles enemigos.

Los cuatro guerreros combatieron con fiereza pero sólo Jormá consiguió sobrevivir, sus tres amigos cayeron muertos durante la lucha.

Ensangrentado y exhausto, Jormá se dio cuenta de que necesitaba descansar, reponer fuerzas y sanar sus heridas.

Miró a su alrededor en busca de un lugar seguro y divisó una pequeña caverna excavada en una montaña cercana.

Casi arrastrándose llegó hasta allí y una vez dentro de la cueva, extendió sobre el piso su piel de oso y se quedó profundamente dormido.

Horas o días después, lo despertó el hambre.

Sintió que su estómago reclamaba algo caliente. Todabía dolorido Jormá decidió salir a juntar ramas y troncos secos para prender un pequeño fuego en su guarida transitoria y comer así un poco de la carne salada que llevaba consigo.

Cuando la luz de las llamas iluminó el interior del refugio, el guerrero no podía creer lo que veía: El reducto que había encontrado no era simplemente una cueva era un templo, un templo excavado en la roca.

...Por las inscripciones y los símbolos, el sumerio descubrió que el templo había sido construido en honor a un solo dios...

El dios Gotzú.

Jormá había aprendido a desconfiar de las casualidades, y quizás por eso no dudó en pensar que sus pasos habían sido conducidos hasta la cueva por el mismísimo dios del templo, para poder así guardar su sueño.

Jormá concluyó que esta era una señal:

Desde entonces enconmendaría su espada al dios Gotsú.

Se quedaría allí hasta que sus heridas curasen.

Mientras tanto, prendería un gran fuego debajo del altar que presedía la inmensa imagen en piedra del dios y cazaría algún animal al que sacrificar en su honor.

Cinco días y cinco noches más estuvo el guerrero en la cueva de la montaña, reponiéndose y honrando a Gotzú.

Durante ese tiempo nunca dejó que se apagara la llama que iluminaba el altar.

Al sexto día, Jormá se dio cuenta de que era hora de seguir su camino, y quiso dejar, antes de partir, una ofrenda a Gotzú en señal de gratitud.

- Una llama eterna - pensó - pero cómo conseguirla?

Jormá salió de la cueva y se sentó en una roca al borde del sendero a meditar sobre el problema.

Ssabía que un poco de aceite ayudaría a mantener la lama, pero no era suficiente.

Pensó, por un momento que quizás debía buscar mucha leña, tanta como para que nunca se consumiera;tanta, que durara eternamente....pero rápidamente se dio cuenta de lo vano del esfuerzo....mucha madera aumentaría la intensidad del fuego pero no la duración de la llama....

Un monje, de túnica blanca, que caminaba por el sendero se detuvo frente a Jormá.

Tal vez de puro curiosos o quizás por la sorpresa de ver a un guerrero en tan reflexiva actitud, el caso es que el monje se sentó frente al sumerui y se quedó inmóvil mirándolo como si pasara a ser parte del paisaje.

Horas después, cuando el sol ya caía, Jormá, todavía seguía pensando.....

Lo ocupaba tanto su problema que no se sorprendió demasiado cuando el monje le habló:

- Qué te pasa guerrero?. Parece preocupado...Puedo ayudarte?.

- No lo creo - dijo el guerrero - Esta cueva, mi señor es el templo del dios Gotzú, a quien hace cinco lunas he consagrado como mi protector, el destiatario de mis oraciones, el objeto último de mi lucha. Pronto deberé partir y quisiera honrarlo eternamente, pero no sé como conseguir que la llama que he encendido dure para siempre.

El monje meneó la cabeza y como si hubiera adivinado el camino que había recorrido el pensamiento guerrero le dijo:

- Para que la llama sea eterna, necesitarás algo más que madera y aceite..

- Qué cosa? - Se apuró a preguntar Jormá - Qué más necesito?.

- Magia - dijo el monje secamente,

- Pero yo no soy mago, ni sé de magia..

- Sólo la magia puede conseguir que algo sea eterno.

- Yo quiero que la llama sea eterna - dijo el guerrero..y siguió -

....Si consigo la magia, Me puedes asegurar que la llama para Gotzú será eterna?.

- Asegurar?. Hace una semana ni siquiera sabías de la existencia de este templo a Gotzú..y hoy quieres para él, un homenaje eterno. Eso es lo que hoy deseas....Es que acaso tú puedes asegurar que tu deseo será eterno?....

Jormá hizo silencio.

El guerrero se dio cuenta de que nadie podía afirmar la eternidad de un deseo...

El monje volvió a menear la cabeza y se puso de pie..

Se acercó a Jormá y apoyándole la mano abierta en el pecho, y le dijo:

- Te diré un secreto:

"La magia sólo dura mientras persiste el deseo!!!"

Nota: Dedicado a un ex-alumno y amigo que hoy se ha clasificado para la final del campeonato de España Junior de Baloncesto... hace dos años veía su futuro en el basket con nubarrones. Enhorabuena Adriá Alonso.


Lo que nos cuenta la física


Resolvemos problemas condicionados por nuestro conocimiento.

Decía Maslow "Cuando la única herramienta que tienes es un martillo, todo problema comienza a parecerse a un clavo", cita que probablemente proviene de una anterior de Abraham Kaplan "Si le das a un niño un martillo, le parecerá que todo lo que encuentra necesita un golpe".

Es por ello que, probablemente, tratamos de dotar a nuestros "alumnos" de un buen número de herramientas, entre las que deberán elegir aquella que mejor se adapte a la resolución del problema.

El problema para el "profesor", ahora, es que él ya tiene en su mente la utilidad de cada herramienta que enseña...y es así que solemos enseñar al mismo tiempo la herramienta y su utilidad o utilidades; resulta, además, que todos, a un mismo nivel, solemos enseñar las mismas herramientas, con lo que la mayoría solemos abordar la resolución de un problema desde un prisma parecido a aquellos que nos rodean (hemos sido enseñados en serie).

Esto siempre me ha hecho pensar que mis "alumnos" (jugadores) serán tan buenos o tan malos como bueno o malo sea aquello que les enseño, y el gran reto debiera ser que fueran mejores que aquello que les enseño.

Richard Feynman, uno de los mejores físicos de la historia y premio Nobel en 1965, se hizo famoso por acudir al departamento de matemáticas de distintas escuelas y resolver problemas matemáticos que ningún alumno brillante de doctorado era capaz de resolver... y ¿qué hacía que él pudiera resolverlos? pues él mismo cuenta que se debía a una forma muy particular de afrontar los problemas, nacida de una forma peculiar de aprender Cálculo Infinitesimal, fue autodidacta usando como referencia un único libro que una profesora le había dado años antes (no aprendió con los libros ni las metodologías del resto), esto le permitía ver los problemas de formas muy distintas a aquellas que seguían los que habían aprendido de forma tradicional.

Decía Einstein que "en tiempos de crisis más importante que el conocimiento es la imaginación", imaginación que usó para enunciar la teoría de la relatividad y que rompía todos los esquemas mentales que había hasta ese momento, hasta el punto que su teoría se pudo demostrar por los múltiples experimentos que se hacían para demostrar que era falsa y que daban como resultado la veracidad de lo enunciado para asombro de quienes llevaban el experimento a cabo.

Mi gran reto, y quizá el reto de todos los que enseñamos, sea ser capaces de enseñar a aprender y dejar el suficiente espacio y tiempo al "alumno" para que pueda desarrollar su talento natural más allá de enseñarle aquellas herramientas y las utilidades que conocemos de éstas (que también).

Cuando me pongo a filosofar sobre como debiera ser la enseñanza me suelo acordar (esta vez no es un cuento) de una anécdota que solía contar el premio Nobel de Química en 1908 Sir Ernest Rutherford en la que el protagonista era el físico Niels Bohr, premio Nobel de Fisica en 1922, que fue el primero en proponer un modelo de átomo con protones, neutrones y electrones,  mientras era estudiante.

El examen de Física:

Hace algún tiempo, recibí la llamada de un colega. Estaba a punto de poner un cero a un estudiante por la respuesta que había dado en un problema de física, pese a que éste afirmaba rotundamente que su respuesta era absolutamente acertada.

Profesores y estudiantes acordaron pedir arbitraje de alguien imparcial y fui elegido yo. Leí la pregunta del examen y decía: Demuestre cómo es posible determinar la altura de un edificio con la ayuda de un barómetro (instrumento para medir la presión atmosférica - aclaración mía para quien no esté puesto en física).

El estudiante había respondido: 
"Llevo el barómetro a la azotea del edificio y le ato una cuerda muy larga.Lo descuelgo hasta la base del edificio, marco y mido. La longitud de la cuerda es igual a la longitud del edificio."

Realmente, el estudiante había planteado un serio problema con la resolución del ejercicio, porque había respondido a la pregunta correcta y completamente. Por otro lado, si se le concedía la máxima puntuación, podría alterar el promedio de su año de estudio, obtener una nota más alta y así certificar su alto nivel en física; pero la respuesta no confirmaba que el estudiante tuviera ese nivel.

Sugerí que se le diera al alumno otra oportunidad. Le concedí seis minutos para que me respondiera la misma pregunta pero esta vez con la advertencia de que en la respuesta debía demostrar sus conocimientos de física. Habían pasado cinco minutos y el estudiante no había escrito nada. Le pregunté si deseaba marcharse, pero me contestó que tenía muchas respuestas al problema. Su dificultad era elegir la mejor de todas.

Me excusé por interrumpirle y le rogué que continuara.

En el minuto que le quedaba escribió la siguiente respuesta: tomo el barómetro y lo lanzo al suelo desde la azotea del edificio, calculo el tiempo de caída con un cronómetro. Después se aplica la fórmula altura = 1/2 x Aceleración x  t^2. Y así obtenemos la altura del edificio.

En este punto le pregunté a mi colega si el estudiante se podía retirar. Le dio la nota más alta.

Tras abandonar el despacho, me reencontré con el estudiante y le pedí que me contara sus otras respuestas a la pregunta.
Bueno, respondió, hay muchas maneras, por ejemplo: tomas el barómetro en un día soleado y mides la altura del barómetro y la longitud de su sombra. Si medimos a continuación la longitud de la sombra del Edificio y aplicamos una simple proporción, obtendremos también la altura del edificio. Perfecto, le dije, ¿y de otra manera?
Si, contestó, éste es un procedimiento muy básico para medir la altura de un edificio, pero también sirve. En este método, tomas el barómetro y te situás en las escaleras del edificio, en la planta baja. Según subes las escaleras, vas marcando la altura del barómetro y cuentas el número de marcas hasta la azotea. Multiplicas al final la altura del barómetro por el número de marcas que has hecho y ya tienes la altura. Este es un método muy directo. Por supuesto, si lo que quiere es un procedimiento más sofisticado, puede atar el barómetro a una cuerda y moverlo como si fuera un péndulo. Si calculamos que cuando el barómetro está a la altura de la azotea la gravedad es cero y si tenemos en cuenta la medida de la aceleración de la gravedad al descender el barómetro en trayectoria circular al pasar por la perpendicular del edificio, de la diferencia de estos valores, y aplicando una sencilla fórmula trigonométrica, podríamos calcular, sin duda, la altura del edificio.

En este mismo estilo de sistema, atas el barómetro a una cuerda y lo descuelgas desde la azotea a la calle. Usándolo como un péndulo puedes calcular la altura midiendo su período de precisión.

En fin, concluyó, existen otras muchas maneras. Probablemente, la mejor sea tomar el barómetro y golpear con él la puerta de la casa del portero Cuando abra, decirle: "Señor portero, aquí tengo un bonito barómetro. Si usted me dice la altura de este edificio, se lo regalo".

En este momento de la conversación, le pregunté si no conocía la respuesta convencional al problema (la diferencia de presión marcada por un barómetro en dos lugares diferentes nos proporciona la diferencia de altura entre ambos lugares) Evidentemente, dijo que la conocía, pero que durante sus estudios, sus profesores habían intentado enseñarle a pensar.


Nota: No sé si seré capaz de enseñar a aprender, si sé que yo sigo aprendiendo a enseñar.


Objetivo ¿Realista?




En mi opinión está claro que, en la vida, nos movemos por objetivos, ya sean personales, profesionales, etc...
Sé que muchas veces la sensación de fracaso viene determinada por las expectativas previas, y que cuidar estas expectativas puede marcar la diferencia entre una sensación de bienestar o malestar al terminar una tarea (sobre el éxito y el fracaso escribiré en el futuro).
Pero es ese control de las expectativas lo que me tiene algo confuso.
Muchas veces he escuchado que los objetivos que nos marcamos han de ser realistas, precisamente para que las opciones de éxito sean grandes y así evitar la sensación de fracaso al no haber conseguido algo que, ya de inicio, parecía inalcanzable; sin embargo los grandes avances se consiguen cuando alguien logra realizar algo que hasta ese momento parecía imposible, de hecho todo es imposible hasta que se consigue por primera vez; y resulta que yo soy de los que les gusta soñar, y no sólo me gusta soñar, me gusta soñar en grande, me gusta mantener el espíritu de niño que todos llevamos dentro y dejarle que se exprese.
Lamentablemente la naturaleza humana hace que despreciemos cualquier sueño de uno de nuestros semejantes, no sé si es envidia o mediocridad pero frases del tipo, esa idea es una estupidez, no podrás, déjate de tonterías y haz algo serio... son el pan nuestro de cada día; lo bueno es que, para muchos, ese tipo de frases son la motivación que necesitan para emprender su sueño.

Decía Einstein que "Los que piensan que es imposible, no deberían molestar a los que lo estamos intentando"
Cita anónima "Al comenzar todos dirán que no podrás, al ver que no te pueden parar todos se callarán y al ver que lo lograste todos dirán que siempre confiaron en tí"

Recuerdo que el objetivo que se me marcó con la selección U16 en 2006 era no descender, recuerdo que un partido amistoso en Atri (Italia), tras caer de 20 ante Grecia, reuní al equipo y les pregunté cuál era el objetivo del Campeonato que íbamos a disputar en verano, tras varios titubeos alguien osó decir "Ganar el oro", enseguida se iluminó la cara del resto y al final de aquella reunión el objetivo estaba marcado... ganar el oro. En aquel momento no teníamos ni idea de si Ricky Rubio iba a participar en el europeo o no, pero habíamos consensuado un objetivo y lo habíamos hecho nuestro y ese objetivo fue el motor de cada entrenamiento de preparación del campeonato; recuerdo perfectamente los comentarios que tuve que escuchar cuando hice público el objetivo, queríamos soñar con el oro, ese era nuestro sueño y nadie nos podía impedir soñar. Ricky se unió al equipo en verano y ya todos conocéis la historia de aquel europeo, y si bien probablemente no hubiéramos conseguido el oro sin Ricky, probablemente tampoco lo hubieramos hecho sin el deseo de todos por ser campeones.
Aprendí que la gestión de las expectativas se puede hacer en la reacción que tienes una vez que alcanzas o no el objetivo, y que no necesariamente tiene que ser siempre al marcarnos objetivos (de lo contrario nunca hubiéramos evolucionado).

Es por eso que, muchas veces, cuando tengo que marcarme objetivos en una nueva tarea, me gusta recordar este cuento que aparece en el libro "Cuentos para pensar" de Jorge Bucay.

Los niños estaban sólos
Su madre se había marchado por la mañana temprano y los había dejado al cuidado de Marina, una joven de 18 años a la que a veces contrataba por unas horas para hacerse cargo de ellos a cambio de unos pocos pesos.
Desde que el padre había muerto, los tiempos eran demasiado duros como para arriesgar el trabajo faltando cada vez que la abuela se enfermaba o se ausentaba de la ciudad.
Cuando el novio de la jovencita llamó para invitarla a un paseo en su coche nuevo, Marina no dudó demasiado. Después de todo los niños estaban durmiendo como cada tarde, y no se despertarían hasta las cinco.
Apenas escuchó la bocina cogió su bolso y descolgó el teléfono. Tomó la precaución de cerrar la puerta del cuarto y se guardó la llave en el bolsillo. Ella no quería arriesgarse a que Pancho se despertara y bajara las escaleras para buscarla, porque después de todo tenía sólo seis años y en un descuido podía tropezar y lastimarse. Además, pensó, si eso sucediera, ¿Cómo le explicaría a su madre que el niño no la había encontrado?
Quizás fue un cortocircuito en el televisor encendido o en alguna de las luces de la sala, o tal vez una chispa del hogar de leña; el caso es que cuando las cortinas empezaron a arder el fuego rápidamente alcanzó la escalera de madera que conducía a los dormitorios.
La tos del bebé debido al humo que se filtraba por debajo de la puerta lo despertó. Sin pensar, Pancho salió de la cama y forcejeó con el picaporte para abrir la puerta pero no pudo.
De todos modos, si lo hubiera conseguido, él y su hermanito de meses hubieran sido devorados por las llamas en pocos minutos.
Pancho gritó llamando a Marina, pero nadie contestó su llamada de auxilio. Así que corrió al teléfono que había en el cuarto (él sabía como marcar el número de su mamá) pero no había línea.
Pancho se dio cuenta que debía sacar a su hermanito de allí. Intentó abrir la ventana que daba a la cornisa, pero era imposible para sus pequeñas manos destrabar el seguro y aunque lo hubiera conseguido aún debía soltar la malla de alambre que sus padres habían instalado como protección.
Cuando los bomberos terminaron de apagar el incendio, el tema de conversación de todos era el mismo: "¿Cómo pudo ese niño tan pequeño romper el vidrio y luego el enrejado con el perchero?"
"¿Cómo pudo cargar al bebé en la mochila?"
"¿Cómo pudo caminar por la cornisa con semejante peso y bajar por el árbol?"
"¿Cómo pudo salvar su vida y la de su hermano?"
El viejo jefe de bomberos, hombre sabio y respetado les dio la respuesta:
- Panchito estaba solo... No tenía a nadie que le dijera que no iba a poder.